El Pozo de los Humos, en Masueco

Una explosión de agua y vapor en un escenario bellísimo

Uno de los puntos turísticos más atractivos si viajamos por tierras de Castilla y León, y posiblemente uno de los más espectaculares, lo encontraremos en el término municipal de la localidad de Masueco, una tranquila población que forma parte de la provincia de Salamanca y perteneciente a la comarca de Vitigudino. Se halla dentro de uno de los espacios protegidos más impresionantes de la península, el Parque Natural de Arribes del Duero.

En este enclave, las cristalinas y frías aguas del río Uces se encuentran con un gran desnivel, formando un salto de agua que antes de llegar a las pozas que se crean a sus pies, se divide en dos grandes cascadas de más de 40 metros de altitud. Una de ellas es conocida como el Pozo de las Vacas, mientras que la otra es la conocida con el nombre de Pozo de los Humos. Todo ello rodeado por un escenario sin igual, que se caracteriza por su frondosa y densa vegetación y por sus profundos barrancos.

El Pozo de los Humos, en Masueco

El Pozo de los Humos debe su nombre al abundante vapor que se forma al llega abajo el agua, que se eleva junto a la cascada formando ofreciendo un espectáculo sublime, de aquéllos que difícilmente se pueden olvidar.

Encontraremos en el lugar una senda que nos conduce hasta la parte superior de la cascada, donde hay una pasarela que nos permite asomarnos al vacío desde ella. También hay una senda que nos lleva a la parte de abajo, a las pozas, conocida como Cañada de Zarzalino.

El Pozo de los Humos, en Masueco

Si seguimos unos cientos de metros más abajo el curso del río Uces podremos observar cómo vierte sus aguas en el Duero, que forma en la zona el Embalse de Aldeadávila, un paraje muy impactante que muchos de nosotros recordaremos porque en él se filmaron las últimas escenas de “La cabina”, dirigida por Antonio Mercero y magistralmente interpretada por José Luis López Vázquez.

El Pozo de los Humos, en Masueco

Después de ver el Pozo de los Humos se puede aprovechar el viaje visitando los Arribes del Duero, así como la localidad de Masueco, que prácticamente linda ya con el vecino país portugués. En ella podremos ver, entre otras muchas, obras como la Iglesia de San Nicolás de Bari o sus cuatro ermitas, así como otros parajes naturales también de gran belleza, como la Cascada del Pinero, conocida también como Pozo de los Lirios. Tampoco deberíamos dejar de acercarnos hasta alguno de sus miradores, como el Mirador de la Peña del Agua o el Mirador del Pozo de los Humos, desde donde podremos disfrutar de una vista excepcional de todo el conjunto.