La Playa de los Cristales, en la costa asturiana

Un bonito y generoso regalo de la naturaleza

La Playa de los Cristales es una pequeña cala situada en el término municipal de Antromero, una localidad perteneciente al concejo de Gozón. Se halla aislada y rodeada de vegetación, en las afueras del casco urbano, y sus medidas son de 160 metros de longitud por unos 20 metros de ancho, aunque este último dato varía de manera considerable dependiendo de las mareas.

Todos hemos oído aquello de que el mar devuelve todo lo que le echan. Y debe ser verdad, porque la historia de esta playa es bien sorprendente.

 

En la cala, conocida originariamente con el nombre de Playa del Bigaral debido al gran número de bígaros que en ella se podían encontrar, había antiguamente un vertedero en el cual se tiraban botellas y otros objetos de cristal. Las fuertes olas del Cantábrico, que chocaban contra los abruptos acantilados de esta costa, se fueron llevando poco a poco estos restos desechados por el hombre, y los devolvió generosamente en forma de hermosos cristalitos pulidos de vivas tonalidades, extendiendo sobre la arena una alegre alfombra multicolor.

Son muchos quienes se acercan hoy a este lugar con el único propósito de contemplar el regalo que la naturaleza hizo al hombre, convirtiendo sus desechos en algo bonito, una pequeña obra de arte junto al mar.

Es alucinante contemplar esta playa en los días de sol, que provoca multitud de destellos de todos los colores en la arena, dibujando un escenario sencillamente espectacular.

Una importante advertencia para quienes se acerquen a ver la playa es que está rotundamente prohibido llevarse cristales de la misma. Sólo respetando esta norma será posible que las futuras generaciones puedan disfrutar de esta explosión de colores que nos brinda hoy la Playa de los Cristales.