Las Cuevas del Drach, en Porto Cristo

Un paraíso subterráneo en la isla de Mallorca

 

Uno de los principales atractivos que encontraremos en el archipiélago balear, y más concretamente en la isla de Mallorca, de entre los muchos que el lugar ofrece, se ubica en su subsuelo. Se trata de las Cuevas del Drach, descubiertas a finales del siglo XIX por Eduardo Martel, un abogado francés muy aficionado a la espeleología.

Las Cuevas del Drach, en Porto Cristo

Situadas a tan sólo 500 metros de la localidad de Porto Cristo, al este de la isla, se trata de un conjunto de cuatro cuevas, en cuyo interior la acción del agua y el paso de los siglos han ido tejiendo pacientemente hermosas estalactitas, columnas, estalagmitas y otras formaciones que otorgan a las cuevas una belleza sin igual.

Las cuevas, conocidas como Cueva Negra, Cueva Blanca, Cueva de Luis Salvador y Cueva de los Franceses, se hallan conectadas entre ellas, y alcanzan una longitud de 2’5 km.

Las Cuevas del Drach, en Porto Cristo

En el interior de las cuevas hay también un gran lago , con 115 metros de longitud y 30 de ancho, que lleva el nombre de Lago Martel, y por el que es posible navegar en barca dentro de las visitas organizadas. Dichas visitas incluyen también un pequeño concierto de música clásica con una orquesta en directo, impresionante debido al entorno en el que se desarrolla.

Las Cuevas del Drach, en Porto Cristo

Hemos de tener en cuenta que, para preservar la buena conservación de las cuevas, las entradas son limitadas. Pueden comprarse a partir de las 9 de la mañana y llevan impresa la hora n que tendrá lugar nuestra visita, por lo que es suficiente con ir 10 minutos antes. Además, también las podemos comprar por internet.

Las Cuevas del Drach, en Porto Cristo

Podemos aprovechar para conocer el municipio de Porto Cristo, con su bellísima playa y su pintoresco puerto, lleno de pequeños bares y típicas tascas. Se halla entre la llamada Costa de los Pinos y la zona de playa conocida como Cala Murada, y en él podemos visitar, entre otras, obras como la Torre dels Falcons.

Las Cuevas del Drach, en Porto Cristo