Un interesante recorrido por el interior de un volcán

El Croscat, uno de los volcanes de La Garrotxa, visto por dentro

Una buena opción para una escapada de fin de semana es visitar, en la comunidad catalana, el Parque Natural de la Zona Volcánica de La Garrotxa, en la provincia de Girona.

En este espacio protegido, además de descubrir bellísimos parajes y poblaciones con un gran encanto, tenemos la posibilidad también de pasear por el interior de un volcán. Se trata de una actividad que no sólo será muy satisfactoria para los adultos, muchos de los cuales seguramente jamás se han imaginado caminando entre ríos de lava, sino también para los más pequeños, a quienes sin duda la idea les entusiasmará.

El volcán en cuestión es el conocido como El Croscat, situado junto al monte Puig de Martinyà, en el término municipal de Santa Pau.

De los abundantes volcanes de la zona El Croscat es el más joven, y ha hecho erupción un par de veces, ya muy lejanas en el tiempo, ya que la primera vez fue hace 17.000 años, mientras que desde la última ha transcurrido ya la friolera de 11.000 años.

Se trata de una ruta circular muy sencilla y apta para todos, cuyo recorrido no llega a los 3 km, lo cual quiere decir que como término medio se hace en menos de una hora.

Durante la misma podremos ver cómo es un volcán por dentro, y aprenderemos muchas cosas nuevas sobre ellos, ya que junto al Croscat se encuentra el Centro de Información y Recepción del Parque, Can Passavent, donde nos facilitarán toda la información que deseemos.

Algo importante a tener en cuenta es que todas las visitas están reguladas. Ello significa que no podemos ir cuando queramos y recorrer el lugar a nuestras anchas, sino que debemos respetar los horarios establecidos, así como las indicaciones de los paneles informativos que iremos encontrando y las que nos dé el personal del Centro de Información. Como el acceso es limitado, es preferible llamar con antelación.

Es conveniente llevar ropa cómoda y agua. También es importante saber que el terreno no reúne las condiciones necesarias para la circulación de carritos de bebés.