Un pequeño pueblo dentro de un gran museo

MIAU, el Museo Inacabado de Arte Urbano de Fanzara

Fanzara es un pequeño pueblo en el que viven unos 280 vecinos, y que se encuentra en la Comunidad Valenciana, en el interior de la provincia de Castellón. Pertenece a la comarca del Alto Mijares, en un bonito valle regado por dicho río, rodeado de pinares y bosques de encinas. La localidad tiene un patrimonio natural muy atractivo, con lugares como la piscina natural que forma el Míjares en la zona conocida como Molino Bota, como la Cueva de la Muela o como la Sima del Cabezo.

Fanzara tiene asimismo un legado histórico muy considerable, destacando obras como su Castillo, su Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción o la Ermita del Santo Sepulcro.

Sin embargo, el factor que más atrae a los viajeros a acercarse hasta Fanzara es el hecho de que desde hace unos pocos años el pueblo se ha convertido en un atractivo museo de arte urbano al aire libre.

Todo empezó cuando el Consistorio, en el año 2005, quiso instalar en él un vertedero, un proyecto que se encontró con la oposición de muchos vecinos. Hubo elecciones y hubo cambios en el Ayuntamiento, con la llegada de un nuevo partido.

Una iniciativa de este nuevo Ayuntamiento, con el doble objetivo de embellecer una localidad ya envejecida y algo descuidada, y, al mismo tiempo, acercar el arte a sus vecinos, llevó a Fanzara a una veintena de prestigiosos artistas de arte urbano, que plasmaron sus creaciones en casi una cincuentena de rincones del pueblo, convirtiéndolo en un auténtico museo al aire libre, una auténtica capital del grafiti que atrae a personas de más allá de nuestras fronteras.

Actualmente Fanzara es conocida como el Museo Inacabado de Arte Urbano, o MIAU, habiéndose convertido en un auténtico pueblo de culto, cuyos vecinos pueden afirmar que viven dentro de un gran museo.